fbpx

Gracias a la muerte

La mayoría de las veces, al menos en nuestra cultura, pensar en la muerte es sinónimo de tristeza, dolor, sufrimiento, y muchas otras emociones que nos cuesta mucho aceptar, sin embargo hoy siento un profundo agradecimiento por la muerte, ya que cuando ella está cerca, nos recuerda la importancia de valorar la vida, ambas hacen parte de la misma moneda; donde hay vida hay muerte, donde hay muerte hay vida.
Quiero agradecerle porque me recuerda la bendición de estar vivo, me recuerda lo frágiles que somos los seres humanos, que en muchas ocasiones nos perdemos en las cosas trascendentales de la vida y que la misma sin darnos cuenta se nos va.
Nos podemos perder fácilmente en la cotidianidad, en enfocarnos sólo de lo que no tenemos y no valoramos todas las cosas maravillosas con las que contamos: la posibilidad de estar vivos, de abrazar a nuestros seres queridos, de respirar, de poder movernos, de poder trabajar, conquistar sueños, sin embargo a lo que más me invita es a disfrutar lo simple de la vida pues es ahí donde se encuentra la magia de las pequeñas cosas, del canto de los pájaros, del cielo, de un atardecer, de la caricia de un ser querido, de la naturaleza y tantas y tantas maravillas que día a día podemos disfrutar y que en ocasiones perdemos de vista por el corre – corre, el acelere de poseer más, de hacer más.
¿Y qué tal si hacemos un alto en el camino? ¿Y qué tal si tomamos de manera consciente nuestro alimento? ¿Y qué tal si disfrutamos de cada una de las cosas que hacemos y las que nos suceden? Hoy es un buen momento para agradecer, para disfrutar, para comenzar de nuevo.
¿Y tú como estas viviendo hoy tu vida?