fbpx

PRINCIPIOS DEL ENTRENAMIENTO DEPORTIVO ASOCIADOS AL LIDERAZGO Y EL TRABAJO EN EQUIPO

Por: Jorge A. Aristizábal Múnera.
Categoría: Competencias esenciales

Desde muy pequeño conocí todas los elementos del deporte practicado de una manera disciplinada y orientada a un resultado. Comencé a nadar a los 10 años de edad y así durante 15 años fui avanzando en los secretos de esta maravillosa actividad, con el tiempo descubrí sorprendentes relaciones entre ese mundo y el de la administración del personal y la gestión de lideres. Parecería curioso este ejercicio, de una manera breve evidenciaré cómo el deporte practicado de una manera disciplinada puede generar grandes aportes al sistema de lideres y el trabajo en equipo.

El deporte competitivo en términos generales, es decir, independientemente de la disciplina deportiva, cuenta con unos elementos denominados vectores y otros llamados principios del entrenamiento, sobre estos elementos daré un breve comentario y su asociación con el liderazgo y el trabajo en equipo. Espero que te sorprendas tanto como yo y que a partir de este espacio de análisis y reflexión introduzcas en tus rutinas diarias este poderoso elemento.

Los vectores a considerar en el entrenamiento deportivo y el liderazgo asociado al fortalecimiento de equipos son: el físico, el técnico, el táctico, el teórico, y el psicológico.

Tanto un deportista como un líder deben trabajar lo físico, considerado desde la manera como entrenamos a nuestro cuerpo, en consideración con todas sus competencias condicionales y coordinativas, elementos como la resistencia aeróbica, anaeróbica, la fuerza, la flexibilidad, y la coordinación son foco de entrenamiento.

Miremos ahora esos elementos asociados a un líder, éste requiere de una gran resistencia aeróbica para soportar las largas jornadas de trabajo que debe realizar, para asegurar que mantiene su equilibrio pese a las cambiantes situaciones que se pueden presentar en el día a día.

Un líder requiere trabajar anaeróbicamente, dado que existen diferentes momentos del día que son intempestivos, que requieren de acciones rápidas, oportunas, que no dan mucho tiempo para analizarse, que invitan rápidamente a la acción.

Un líder requiere fuerza para poder expresar sus ideas, para jalonar a sus equipos, para brindar elementos de confianza cuando el grupo tiene baja su motivación.

Un líder requiere ser flexible pues en la gestión de equipos existen muchas situaciones cambiantes, que están llenas de oportunidades de crecimiento, de transformación, de innovación y esta condición es importante para generar cambios positivos.

Un líder requiere coordinación para asegurar que todos sus colaboradores trabajan de manera armónica, por procesos, con un foco claro y un norte bien definido basado en los indicadores que se hayan acordado.

Lo técnico se aprecia desde la manera como nos entrenamos en los elementos que son requeridos para el desarrollo de una labor concreta, son los elementos que adquirimos a través de experiencias tales como una conferencia, una lectura, un pregrado, una especialización, entre otros elementos. Estos elementos son fundamentales en el equipaje de toda persona mas no exclusivos, pues en su momento se deberán coordinar con elementos aptitudinales para poder tener un resultado mas equilibrado.

Lo táctico hace parte del entrenamiento aptitudinal, es propio de cada persona, es su sello personal, es la manera como cada quien aprende a administrar situaciones puntuales que comienzan a darle su identidad. Estos elementos parten de una serie de consideraciones biológicas propias de cada individuo que lo hacen único.

Lo teórico, se refiere a toda la información que recogemos por diferentes medios, ésta en un comienzo no nos pertenece, hace parte de las construcciones que han hecho otras personas, hasta que llega el momento en que cada quien puede comenzar a realizar sus propias construcciones teóricas. Esto es un elemento interesante pues comienza a generar ventajas competitivas y diferenciadoras entre unos y otros individuos.

Lo sicológico habla del fortalecimiento mental que tiene una persona, adquirido a través del entrenamiento consciente, que le van dando elementos de inteligencia emocional y espiritual y lo van llevando a emprender un camino claro hacia el liderazgo transformador y referente.

En el próximo artículo hablaremos de los principios del entrenamiento deportivo y su asociación con el liderazgo y el trabajo en equipo.

PRINCIPIOS DEL ENTRENAMIENTO DEPORTIVO ASOCIADOS AL LIDERAZGO Y EL TRABAJO EN EQUIPO – II

En el artículo anterior hablamos de los vectores que se tienen en cuenta en el entrenamiento deportivo y cómo éstos aplican en el liderazgo asociado a cualquier aspecto de nuestras vidas, con énfasis en nuestra profesión.

Ahora repasemos los principios del entrenamiento deportivo y su asociación con el liderazgo y el trabajo en equipo.

1. Principio de sobrecompensación: “Proceso que permite aumentar las reservas funcionales, compensando en exceso la pérdida inicial provocada por una determinada carga (Estímulo/entrenamiento), constituyendo la base por la cual se mejora el rendimiento físico y funcional del deportista”. Un líder debe prepararse en todos los sentidos, de manera constante, y debe asegurar que siempre su lucidez en las decisiones y actitud hacia el servicio sean una fuente permanente de inspiración.

2. Principio de individualización: “El entrenamiento deberá ir en acorde a las características de cada persona. Por ejemplo, debemos tener en cuenta, la edad, sexo, hábitos deportivos, historial de lesiones, tipo de práctica físico-deportiva y nivel inicial de condición física”. El líder debe identificar con claridad su estilo de liderazgo y su aplicación en torno a las decisiones que deba tomar. Deberá saberse mover entre lo Directivo y lo Delegador.

3. Principio de progresión: “Todo organismo necesita de un tiempo de adaptación, después de aplicar una carga. Esta carga de entrenamiento debe ir aumentando gradualmente, en función del tiempo de adaptación del organismo”. Un líder debe identificar con claridad los indicadores impulsores de los trascendentales, y entregar a cada colaborador una meta clara, tangible, alcanzable y asociada con sus sueños.

4. Principio de continuidad: “Para que se produzcan adaptaciones crónicas, sólidas, debemos aplicar una carga de forma regular y repetida en el tiempo “x”, en función del estímulo y tiempo de adaptación de tu organismo”. Un líder es disciplinado y constante con sus acciones, al punto de convertirlas en hábitos, de ésta manera da ejemplo a sus colaboradores para que emprendan tareas similares. Comprende la diferencia entre estímulo y motivación.

5. Principio de variedad: “No existe ningún ejercicio, ni método o deporte, que por sí solo, sea absolutamente válido para conseguir la mejor prevención y desarrollo de los diferentes sistemas orgánicos”. Un líder debe ser un aprendiz constante de creatividad, y dentro de ella emplear variedad de métodos para mantener conectado a su colaboradores. Éstos tienen una curva de atención básica y por ente es necesario estar sorprendiéndolos, para asegurar que cada día tenga variables que conduzcan a mantener la atención.

6. Principio de relación óptima entre carga y recuperación: “Para que se produzcan adaptaciones y no nos lesionemos o nos sobreentrenemos, debemos tener en cuenta que, después de aplicar una carga se necesita un periodo de recuperación para garantizar que se produzca la sobrecompensación”. Un líder cumple lo que promete. Hace abonos a las cuentas emocionales de sus colaboradores y respeta los tiempos de descanso de los tiempos de actividad laboral. En esos elementos es claro y respetuoso.

7. Principio de periodización: “Si no programas tu entrenamiento en función de un objetivo a lo largo del tiempo, nunca te sacarás el mayor partido y, quizás, ni siquiera llegues a alcanzar tus metas físico-deportivas”. Un líder construye planes de contribución con objetivos a corto, mediano y largo plazo, que permitan a todos saber en todo momento cómo va su proceso y la organización. Le hace seguimiento a los planes e implementa las acciones necesarias para asegurar el éxito.

8. Principio de especialización progresiva: “Como norma general, ya que cada caso es un mundo, el proceso de entrenamiento dentro de una planificación, debe ir de lo global a lo específico”. Un líder sabe trabajar por procesos y acompaña a sus colaboradores en la identificación de sus mejores competencias para que ellos puedan expresar sus fortalezas.

9. Principio del estímulo eficaz: “Para que se produzcan adaptaciones, es necesario que la carga (estímulo) supere un umbral de intensidad “x” (en función del caso concreto)”. Un líder conoce bien a su gente, y proporciona estímulos a la medida, pues sabe que motiva a cada uno de sus colaboradores.

Como pueden ver los vectores y principios deportivos nos brindan grandes oportunidades de crecimiento en el ámbito personal y laboral, y con ello la posibilidad de generar un mejor acompañamiento a las personas con las que tenemos el firme propósito de hacer equipos de alto rendimiento.

Si este tema te llamó la atención contáctanos para contarte más y compartir ésta información de una manera mas detallada con tu equipo de colaboradores. El resultado final será que cada uno construya a partir de estos elementos su plan de entrenamiento, de tal manera que pueda hacérsele seguimiento y validar los avances que se podrán obtener siempre que lo desarrollemos disciplinadamente