fbpx

Tiempo de cambio

Paola Tatiana Sánchez Montoya

Cambias de carro, de casa, cambias tu cuarto, tu closet, cambias de estilo, de barrio; cambias de pareja, de amigos, de carrera, de gente; incluso puedes cambiar tu cuerpo. Finalmente, ¿qué cambia? La insatisfacción es una de las características más evidentes del ser humano. En ocasiones deseamos tener lo que no tenemos, muchas veces sin saber lo que realmente queremos.
Hoy les quiero compartir un cuento que encontré en www.isol-isol.com.ar:
“Dijo una niña un día: si tuviera el pelo lacio sería más linda… pero no. Si tuviera un caballo. Iría a la escuela al galope… pero no. Quisiera cantar como un pájaro… ser fuerte como un árbol… ¡Y más alta! … Y con ojos verdes… ¡Pero NO! Sin embargo un día le pasó algo único. ¡Apareció un genio! Y le dijo: – ¡Hola! Y ¡Felicitaciones!-¡Como eres la persona que más deseos ha pedido este mes, me han mandado a cumplirte uno! ¡Un deseo! – pensó. – ¿Uno? … ¿Y si me olvido de pensar en algo? ¿Y si después me arrepiento y quiero otra cosa? ¿Y si ahora justo me atonto y no se me ocurre nada bueno? ¿Y si me doy cuenta más tarde de que no pedí lo que más quería?
¡Ay, qué difícil! -dijo la niña. Hasta que se decidió y le dijo al genio – ¡Ya sé!¡Quiero TODO!-¿Todo? – preguntó el genio. No recuerdo haber visto ese deseo. A ver… – y observando su listado de deseos buscó – Tarea, trapecio, triciclo, tobogán. ¿Topo?, no, tampoco…Mira niña – Dijo el genio – ese deseo tuyo no está en el catálogo, y no puedo esperar más a que pienses otro. Te doy lo que tengo a la mano: ¡un conejo gris! ¡Adiós!¡¿Un conejo?! – dijo la niña. Así que ahora tengo un conejo gris bastante lindo… Pero… si fuera azul…
Fin.
El afán de cambio, la insatisfacción, la inconformidad; a veces perdemos de vista cosas valiosas e importantes; devaluamos lo que tenemos y desperdiciamos tiempo y buenos momentos. El cambio hace parte de la vida, es constante en el universo, es un acto natural al que estamos inscritos. Hagamos estos cambios de manera consciente, formulemos deseos de manera clara, generemos cambios que brinden tranquilidad, o aquello que sea llamado felicidad. Valora y resalta lo que tienes, agradece lo que la vida te ha dado, lo que has ganado y aprovecha esto para cambiar. Cambia de pensamiento, de hábitos; cambia desde adentro, ve hasta el fondo… ayúdate cada día, cambiar nace desde el ser, nace desde adentro y se proyecta hacia afuera.